No descuides tu alimentación en verano

Con el aumento de la sudoración, se pierde agua y minerales que conviene reponer a diario para evitar los síntomas de deshidratación y alimentarnos correctamente. Os presentamos unas propuestas muy refrescantes que seguro que os ayudarán:

PROPUESTAS DE ENTRANTE O PRIMER PLATO:

– Gazpacho de hortalizas. En medio litro de agua fría añadimos 4-5 tomates de rama pelados, 1 pepino pequeño sin pelar bien limpio, 1 cebolla tierna, 1 pimiento verde, 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada de vinagre de Jerez, 1 cucharada rasa de sal, 1 diente de ajo (opcional). Tritúralo todo muy bien y sírvelo como primer plato o aperitivo.

– Sopa de melón con virutas de jamón. Substituye el típico melón con jamón por una opción más cómoda. El melón está triturado y se sirve en un plato hondo, y el jamón bien triturado. En esta opción el melón es el protagonista, mientras que de jamón hay mucho menos, potenciando así el consumo de agua de la fruta y sus antioxidantes.

PROPUESTAS DE PLATO ÚNICO:

Podemos rebajar el consumo de carnes y pescados aumentando la proteína vegetal (legumbres, cereales, frutos secos…) añadida a las ensaladas.

– Ensaladas de legumbres. Haz una buena base de lechuga, tomate y otras hortalizas de tu elección, añade 2-3 cucharadas de legumbres cocidas (lentejas, garbanzos, judías, guisantes, habas…). Haz una vinagreta con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de zumo de limón y una pizca de sal. Si te gustan, también puedes añadir hojas de menta fresca.

– Ensaladas de pasta o arroz. Haz la misma base que la anterior, añade 2-3 cucharadas de pasta o arroz integral cocidos y un puñado de frutos secos (nueces, piñones, pipas…) y aliña con moderación con aceite de oliva virgen extra y especies como la albahaca.

PROPUESTAS DE POSTRE:

– Macedonia de frutas. Si cortamos la fruta y la mezclamos con zumo de naranja será más aceptada por el resto de miembros de la familia.

– Brochetas de frutas con un hilo de miel… Un postre muy dulce.

– Batido de leche semidesnatada con fresones. Es una merienda veraniega ideal.

– Sandía a la plancha. Los azúcares de la superficie se caramelizan y hacen un crujiente delicioso. Un plato sofisticado para un día especial.